SALUD Y BELLEZA

puntos-verdes-articulosv3

 

Aunque viajemos por todo el mundo para encontrar la belleza…

40406398 - young woman blowing kiss at her mirror image
Por Nelly Stella Balbuena
Psicóloga Clínica Especialista en Maquillaje Terapéutico

 

“Aunque viajemos por todo el mundo para encontrar la belleza, debemos llevarla con nosotros para poder encontrarla.”
Emerson, poeta y pensador estadounidense (1803-1882)

Para muchos expertos, la belleza externa es un resultado de muchos factores. Las horas de sueño, el estrés, el clima, la contaminación del ambiente y nuestro grado de hidratación son aspectos que influyen considerablemente. Para otros, la belleza se encuentra en aquello que está en armonía con el entorno. Según los matemáticos la belleza está en la simetría. 

El subconsciente concibe la simetría como una señal de buena salud. Cuando relacionamos la belleza con la buena salud no queremos decir que una persona que esté enferma sea fea, más bien nos referimos al hecho comprobable de que buenos hábitos cotidianos y alimenticios darán como resultado una mejora considerable en nuestro aspecto físico. Se podría considerar la belleza como algo instintivo ya que el cerebro la relaciona con un buen estado de salud y envía el mensaje de que la otra persona es apta para procrear. 

Los parámetros de belleza han cambiado a través del tiempo haciendo especial énfasis en el peso corporal. Según la cultura, la belleza física está relacionada con la buena salud, simetría, juventud, sensualidad, vitalidad, atractivo físico entre otros. 

Para los egipcios la belleza tenía un sentido religioso, estaba más bien ligada a la clase sacerdotal tomando gran importancia en su grado simbólico. Podríamos decir que para los egipcios la belleza era sagrada. Para los griegos la belleza estaba relacionada con la simetría siendo representada en las artes. 

Ya en la Edad Media la belleza estaba vinculada a la pureza y a la blancura de la tez. 

Para el filósofo griego Platón la belleza es, más allá de lo físico, una concepción del alma, que sólo la podemos conocer si profundizamos en el conocimiento de la misma. 

Basándonos en estas ideas, en lo interno la belleza está relacionada con la gracia, la cortesía, la buena postura, la inteligencia, la elegancia, la autenticidad, el arte de la buena palabra, el buen gusto, la espontaneidad, el dominio propio, entre otras cosas. Y es que la belleza está relacionada con todo lo que el colectivo concibe como bueno. No es de sorprendernos que en los reinados de belleza se valore tanto lo físico como lo psicológico. 

La verdadera belleza es auténtica y sencilla; sin embargo, ser sencilla no significa ser ordinaria, muy por el contrario “la difícil sencillez” (como dirían los artistas) es la que va acompañada de elegancia y buen gusto.

Es tiempo de desmontar la idea de que la belleza es un disfraz, la belleza es más que eso, la belleza es el arte de mantener el equilibrio entre lo interno y lo externo. La belleza sobrepasa a la persona y se manifiesta en lo que es y lo que responde a nuestra propia naturaleza. 

Hoy podemos iniciar un viaje juntas, durante el que trabajaremos para encontrar el equilibrio entre lo interno y lo externo para ser y sentirnos realmente bellas.

¿Me acompañas?

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz