SALUD Y BELLEZA

puntos-verdes-articulosv3

 

¡Que vivan las amigas!

42310089 - three female friends meeting in cafŽ

Además de ser mi amiga, Lidia es mi comadre. Solemos reunirnos con frecuencia, regularmente en un café de la ciudad, para contarnos todo y ponernos al día acerca de cualquier situación. La última vez que nos reunimos, morí de la risa cuando ella me contó que la noche anterior había llegado a su casa y se había dado el susto de su vida cuando entró a la sala y encontró a su esposo sentado con su mejor amigo totalmente en silencio. Después del susto, entendió lo que pasaba: no tenían NADA de qué hablar.

Cuando Lidia me contó esto, recordé un texto que está circulando en las redes atribuido a un profesor del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Universidad de Stanford. El escrito dice que en una de sus conferencias sobre la conexión mente-cuerpo y la relación entre el estrés y las enfermedades, el profesor afirmó que “una de las mejores cosas que un hombre puede hacer por su salud es casarse con una mujer”. Y además, que una de las mejores cosas que puede hacer una mujer por su salud es “cultivar la relación con sus amigas”. Según el escrito, la gente se rió de la idea, aunque él hablaba en serio. No he podido comprobar de donde proviene el texto original, pero es muy interesante, además de que es algo que las mujeres sabemos desde hace tiempo. Aquí te dejo un fragmento.

syb-nov16-12-que-vivan-las-amigas-f-2

Cada vez que decidas juntarte con tus amigas piensa que esto es parte de una importante terapia para desintoxicarte del estrés que acumulas del diario vivir. Las mujeres conocemos esta terapia desde siempre. Sabemos que una tarde de amigas hablando, desahogándonos y riéndonos, es capaz de quitarnos el cansancio de una semana de trabajo y problemas. Las amigas son imprescindibles para superar dificultades. Hemos compartido buenos tiempos, pero también nos hemos apoyado y acompañado en los momentos duros. La presencia de una buena amiga hace que podamos superar cualquier situación más rápidamente que si pasamos ese momento solas.

Una amiga del alma salta de alegría contigo cuando tienes un logro. Te acompaña cuando lloras, te consuela con un abrazo, te prepara una sopa, te dice un par de verdades para que reacciones y después te anima a maquillarte y salir a echar tus penas al viento.

Estoy segura de que los hombres también pueden ser un gran apoyo entre ellos, sólo que culturalmente se han acostumbrado a no conectar con su mundo emocional, mucho menos frente a otro hombre. Tal vez las mujeres podemos mostrarles como hacerlo. Mientras tanto ¡Que vivan las amigas! ¡Y que vivan las comadres!

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz