LORI TE DICE 

MUCHAS MUJERES, MUCHOS CAMINOS…

puntos-azules-articulos

Honrando a las abuelas…

ld-cmm-abr17-honrando-a-las-abuelas-anacaona-carmen-grullon-f

Mar, 02 de mayo de 2017

Por Carmen María Grullón Cabral

 

Las abuelas son todas aquellas mujeres que, por sus muchas y diversas vivencias, nos permiten conectar con la sabiduría ancestral, regalándonos sus experiencias, historias, dichos, proverbios y sentires, que son los que nos construyen y definen integralmente.

 

Todas las mujeres en nuestra historia humana, son ABUELAS, sacerdotisas de la vida, que han pasado primero para servirnos de referente y de inspiración, y apoyarnos a comprender nuestro presente y a crear nuestro futuro.

 

Este será un espacio dedicado a conocer a esas mega mujeres que han sido madres, hijas, maestras, amantes, esposas…, ABUELAS guerreras de toda suerte de batallas, muchas diosas en cada una, que nos permitirán saborear, vivenciar y reverenciar sus vidas y sus muchos regalos.

 

Escojo pues, iniciar este recorrido de orgullo femenino honrando a nuestra Flor de Oro, esa abuela sabia de nuestro pueblo nativo, que con su balance de gracia y fortaleza gobernó a los taínos y deslumbró a los conquistadores.

 

Anacaona: Flor de Oro

Cacica de Jaragua y Maguana

 

ld-cmm-abr2017-honrando-a-las-abuelas-anacaona-carmen-grullon-f2

Su grácil figura, pululaba semidesnuda y altiva como tanamá, por el verde hermosamente salvaje de Kiskeya, de su cuello pendían collares de olorosas flores blancas, que también lucía en sus muñecas, y que junto a sus cabellos, poblados de cocuyos, creaban una nube mágica, de embriagadora fragancia, que la acompañaba.

 

Dueña de cultura y gran garbo, su sangre de hechicera se vertía en poemas y cantos a las deidades y a los elementos; esos areitos llenaban el espacio insular de alabanza y reverencia, creando devoción y admiración en su gente, sobre la que, siendo heredera de los cacicazgos de Jaragua y Maguana, ejercía poder absoluto.  

 

Anacaona, guajayona engalanada con las cualidades del Hombre bueno, y la fuerza del guatú, fue una lideresa empoderada, defensora de su tierra y de los suyos, tiranizados por los otrora admirados conquistadores, que les mostraban toda la dimensión de su despotismo y su crueldad. Desilusionada de los españoles y hastiada de sus abusos, fragua la rebelión contra los invasores, quienes al enterarse por boca de un traidor, de sus planes de guerra, la apresan, no sin antes, masacrar vilmente a cientos de hombres, mujeres y niños, que confiados, les festejaban, en la plaza ceremonial del cacicazgo de Maguana.

 

Las vejaciones públicas y las torturas no pudieron minar el carácter férreo de esta Reina, que nos recuerda quienes somos en esencia, mostrándonos el orgullo, coraje y dignidad del taíno, al ejercer su libertad de existencia y de expresión, segundos antes de que la parca le robase el último suspiro.

 

IYIA AYEA BOMBE – “Muero libre, no esclava”, su grito final, se elevó como flecha hasta el turey, dejándonos el legado de valentía y fuerza, de una mujer buena, que muere antes de vivir la ignominia de la sumisión.

 

Gracias, dorada flor de Kiskeya, por hablarme de bonhomía, libertad y propio amor, e inspirarme a vivir lo femenino en mí, con honor y naturalidad, buscando el balance que me permita tener la delicada fortaleza que me hace MUJER.

 

ld-cmm-abr2017-honrando-a-las-abuelas-anacaona-carmen-grullon-f3

 

Fotografías: Fuente externa

Las vírgenes, Gustav Klimt

Anacaona, Retrato de J. Villalona

puntos-azules-articulos

 

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz