MI DINERO

PENSANDO EN PROSPERIDAD

puntos-azules-articulos

Exito y prosperidad

md-pp-ago2017-exito-y-prosperidad-miosoti-ceballo-f-29177890_ml

 

Lun, 14 de agosto de 2017

Por Miosoti E. Ceballo Lora
Asesora en Inversiones y Terapeuta Sistémica

Hace poco tuvimos una hermosa y poderosa luna llena. Mientras la observaba llegaron a mi mente algunas reflexiones.

Pensé y me pregunté: ¿Por qué hay tantas personas que trabajan tanto, hacen inversiones, emprenden negocios y proyectos, se levantan día a día para buscar oportunidades y parecería como si sólo unos pocos llegaran a tener dinero y hacerse ricos. ¿Existirá un plan divino que diga a esta persona sí y a la otra no?

Conozco personas que son verdaderamente ricas en dinero, pero que lo han logrado pagando un precio muy alto, un precio que va en detrimento de su familia, pareja, salud… o lo que es peor, el precio de no tener tiempo para disfrutar las cosas que le gustan.

Entonces, me pregunto: ¿Es esto la verdadera prosperidad? Acaso ¿esto no será sólo éxito? Sólo tener cosas, como casas, vehículo, etc.? 

Alcanzar el éxito es muy diferente a ser próspero. La prosperidad no esclaviza ni tienes que sacrificar tu calidad de tiempo. La verdadera prosperidad viene de la “satisfacción” de tenerlo todo. Sí, ¡tenerlo todo! Tengo una amiga muy querida que su expresión favorita es !Lo quiero to’!

Una verdadera prosperidad  es poder disfrutar de tu tiempo, de tus relaciones, tener buena  salud, vivir de acuerdo a tus principios y valores, y por supuesto también incluye tener dinero para comprar cosas materiales.

Si la verdadera Prosperidad radica en sentir satisfacción, entonces el secreto es realizar lo que vine hacer a este mundo, aquello que al hacerlo me provoca felicidad.

Ahora te comparto una historia que me gusta mucho, del escritor Yehuda Berg.

El señor es un empresario de éxitos que ha creado negocios muy rentables. Su hijo desde que tuvo la mayoría de edad decidió entrar en el negocio familiar, donde trabaja duro para ascender a los diferentes puestos hasta llegar a ser el segundo al mando en la empresa.

En la fiesta que le hizo la compañía para su reconocimiento como segundo en mando, se entera que su padre había estado pagando a los empleados para que le permitieran al hijo destacarse. Todos colaboraron para que pareciera que el hijo estaba haciendo un excelente trabajo. Cuando en la realidad era que nunca había logrado nada por sí mismo. El hijo se sintió fatal, desilusionado y sorprendido.

Pareciera que el ser humano fue creado en lo más profundo de su ADN para ser “la causa y el creador”. Es decir, somos la causa de todo lo que sucede en nuestras vidas y también el creador para modificarlo y manifestar nuevas vivencias. Esta prosperidad de la que te escribo hoy consiste en enfrentar desafíos día a día y salir victoriosa, no de recibir un producto terminado. La mayor satisfacción la tienes cuando puedes, por ti misma, construir tu propia empresa llamada VIDA y diseñarla a tu manera.

Hoy decido ir por mis logros y vivir mi verdadera satisfacción. ¿Y tú?

Hasta una nueva entrega.

 

Para contactar con la autora:
Miosoti E. Ceballo Lora
Asesora en Inversiones y Terapeuta Sistémica
Celular: 849-220-3090
Consulta: 809-482-2845
miecelelo@yahoo.com

puntos-azules-articulos

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz