AMOR PA’MI

puntos-morado-articulosv3

El silencio ayuda a que se regenere tu cerebro

ap-jul2017-el-silencio-ayuda-a-que-se-regenere-tu-cerebro-lori-f1-42952242_ml

Mie, 19 de julio de 2017

Por Lori

Hace varios años la Organización Mundial de la Salud declaró que la contaminación acústica es una especie de nueva plaga que tiene la humanidad y que está dañando seriamente la salud de la gente. Algunos de los efectos dañinos del ruido son estrés, bajo rendimiento, recuperación cerebral lenta, pérdida de atención, pérdida de la memoria, poca habilidad para la auto reflexión, baja motivación y autoestima, lentitud en el desarrollo del lenguaje (sobre todo en niños). Muchos están pensando que si el ruido es tan perjudicial para la salud, entonces el silencio debe ser muy beneficioso.

Es conocido que ciertos tipos de música tienen efectos relajantes para las personas. Recientemente leí un artículo acerca de estudios científicos que se han realizado sobre la regeneración celular del cerebro y el impacto que tienen los ruidos en ese proceso. Entre otras cosas, los investigadores pudieron verificar los efectos positivos que tiene el silencio en el crecimiento y regeneración del cerebro. Pero se han descubierto otras cosas más interesantes. En una de las investigaciones se observaba el efecto de distintos tipos de música relajante en la presión arterial y el ritmo cardíaco de los participantes, pero lo que más llamó la atención fue que el mejor efecto relajante se daba durante los pequeños momentos de descanso entre una pieza musical y otra. Los investigadores se dieron cuenta de que el silencio era aún más relajante que cualquier tipo de música utilizada para los mismos fines. Según los resultados obtenidos, las nuevas células cerebrales se forman durante los períodos de silencio, especialmente en el área del cerebro llamada hipocampo que se relaciona con la memoria, la emoción y el aprendizaje. También se han realizado estudios acerca de los efectos positivos en el crecimiento cerebral que experimentan las personas que practican de manera regular la meditación y el mindfulness, herramientas que nos ayudan a aquietarnos y a entrar en el silencio.

Además de permitir el crecimiento y regeneración de las células del cerebro, se ha demostrado que el silencio favorece la disminución de los niveles de estrés y puede ayudar a evitar las condiciones de alta presión y ritmo cardíaco acelerado, contrario al ruido que activa la producción de hormonas del estrés. El silencio también ayuda a evitar la fatiga mental permitiendo que los centros de atención cerebral (que están sobreestimulados) se recuperen y estén más aptos para generar nuevas ideas, permitir que los pensamientos fluyan de forma más significativa y que conectemos más fácilmente con nuestro interior, nuestras emociones, sentimientos, reflexiones, etc.

Por esto la recomendación es que nos desenchufemos de vez en cuando y disfrutemos del silencio, ese silencio que podemos encontrar en la naturaleza, en nuestra casa, o al aprovechar el descenso de la actividad  de la gente los domingos y días feriados.

ap-jul2017-el-silencio-ayuda-a-que-se-regenere-tu-cerebro-lori-f2-44691544_ml

En nuestras calles siempre hay mucho ruido, carros, camiones, frenazos, bocinas sin control, sin importar que se encuentren en zonas residenciales, cercanas a centros de salud y escuelas. Y lo peor es que estamos tan anestesiados que ni siquiera nos damos cuenta de los niveles de ruido en que vivimos.

Demás está hablar del ruido doméstico al que nos exponemos. La televisión (después de un buen tiempo encendida, aun a bajo volumen, llega a ser un ruido molesto del que caemos en la cuenta al rato); la radio, los celulares, los dispositivos electrónicos en general, producen sonidos y aunque no todos pueden ser clasificados como ruidos, están sometiendo nuestro sentido del oído a estímulos constantes.

Para rematar, usamos sonidos para que nos acompañen en todo: para relajarnos, trabajar, hacer ejercicios, la radio en el vehículo, los sonidos estridentes en lugares de esparcimiento, etc. Algunos afirman que el silencio se ha vuelto algo tan raro que incluso mucha gente paga para poder estar en silencio, por ejemplo yendo a lugares muy tranquilos o participando en retiros.  

Por fuerza nos hemos acostumbrado a tolerar los ruidos y estamos acostumbrando a nuestros niños también. Producimos ruidos innecesarios en la casa, en las calles en los lugares públicos, nos adormecemos con el sonido constante de cualquier cosa. Pero cuando tenemos oportunidad de un poquito de silencio nos asombramos de cuánto bien nos hace. Es verdad que el silencio absoluto prácticamente no existe, hasta la naturaleza misma siempre produce sonidos. Pero no es lo mismo que la contaminación acústica en la que vivimos.  

Un dato curioso que leí es que Finlandia está clasificado como uno de los países más tranquilos del mundo, al punto de que ha incorporado el concepto del silencio a su Marca-País. Cuentan en la página VisitFinland.com que en una reunión de marketing en la que ejecutivos de Marca País buscaban un elemento de identidad nacional, alguien sugirió que le podían sacar provecho al silencio, en lugar de decir simplemente que Finlandia es un país tranquilo. “En una sociedad tan intolerablemente ruidosa, el silencio es un recurso. En el futuro la gente estará dispuesta a pagar por la experiencia del silencio”.

Cariños,

1firmalori

 

 

 

puntos-morado-articulosv3

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz