LORI TE DICE

MUCHAS MUJERES, MUCHO CAMINOS

puntos-azules-articulos

Dra. Evangelina Rodríguez

ld-mmmc-may2017-evangelina-rodriguez-carmen-maria-grullon-f

Mie, 24 de mayo de 2017

Por Carmen María Grullón Cabral

 

“Loca, loca”, era el grito habitual que la rodeaba, en su triste pulular por las calles de San Pedro de Macorís.

Este irrespetuoso ataque la acompañó hasta el fin de sus días, que terminaron llenos de miseria y decadencia, injustamente divorciados de su valiosísimo aporte a nuestra sociedad y al género femenino…, penoso desenlace para quien se ocupó de abrir tantas puertas para las mujeres de nuestra isla.

Corría el año 1879 cuando, en Higuey, la vida saludó a esta niña campesina tan especial, Andrea Evangelina Perozo, hija natural reconocida de Ramón Rodríguez y Felipa Perozo, y nieta de Tomasina.

Considerada rara y fea, esta niña ya mudada a San Pedro de Macorís, dio desde temprana edad muestras de gozar de un talento particular, por lo que se convirtió enseguida en una estudiante brillante, que escudaba su genialidad e inteligencia superior en un vestir desaliñado, totalmente fuera de los cánones habituales de la sociedad de los tiempos, que siempre la percibió y la trató como a un ser diferente.

Esas diferencias, tornadas en una rampante rebeldía, la llevaron a descollar en todo aquello que emprendía, ya fuera graduarse con méritos como Maestra Normal en un Instituto de Señoritas; y como convertirse, en el 1911, en la primera mujer Doctora en Medicina de nuestro país.

En contra de toda expectativa y gracias a sus esfuerzos, la Dra. Evangelina Rodríguez llegó a Paris, donde de la mano del célebre galeno Jean-Louis Faure se especializó en Ginecología y Obstetricia y también en Pediatría, para regresar a San Pedro, abrir su consulta e iniciar propuestas tan visionarias como ella: un proyecto llamado “La gota de leche”, que suplía alimentación a las madres y a sus crías, y un programa para aumentar las capacidades profesionales de comadronas y enfermeras.

Siempre opinionada, rebelde y un tanto agresiva, la Dra. Rodríguez se manifestó abiertamente anti trujillista y anti todo lo que implicase sumisión de la mente, el cuerpo y el espíritu, por lo que fue rechazada, perseguida e incomprendida. Como abogada del empoderamiento femenino, la independencia y el progreso social y personal de las mujeres, fue la primera en poner a caminar un movimiento educativo que buscaba crear consciencia sobre la importancia de la planificación familiar, propuso la educación sexual en las escuelas, e impulsó el diálogo sobra la prevención de enfermedades venéreas.

Gracias, Dra. Evangelina Rodríguez, muchas veces primera…, su belleza transcendía a la comprensión de su tiempo, y su legado de ideas libres, fortaleza y esfuerzo sin límites creó los cimientos de los derechos personales y profesionales que ejercemos las mujeres dominicanas.

Usted me muestra la valentía y el arrojo que se esconden detrás de la supuesta locura, y hoy doy gracias con humildad, por su ejemplo de superación y tenacidad sin límites, invaluable regalo de inspiración para todas las que llegamos después.

puntos-azules-articulos

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz