SALUD Y BELLEZA

EMOCIONES Y CONSCIENCIA

puntos-verdes-articulosv3

Descodificando las temáticas ginecológicas

syb-ec-sep2017-descodificando-las-tematicas-ginecologicas-fabiana-raso-f-54356848_ml

Mie, 20 de septiembre de 2017

Por Fabiana Raso
Acompañante en BioNeuroEmoción®

Antes de comenzar a hablar de las diferentes dolencias que suelen aquejarnos a nosotras las mujeres, es bueno resaltar y hacer consciencia de que todo síntoma o enfermedad tiene siempre un vínculo con algún impacto o shock vivenciado por la persona. Este es uno de los valiosos descubrimientos que ha dejado como legado para la humanidad el Dr. Hamer, médico alemán con múltiples especialidades, fallecido recientemente. A través del descubrimiento de las leyes biológicas, se da cuenta de que nuestro cuerpo responde a programas sumamente arcaicos de supervivencia que deben su origen a estrategias de adaptación de la naturaleza. Estos programas son una especie de inteligencia memorizada en nuestras células; por lo tanto, van a estar vinculados a un conflicto biológico determinado que ha experimentado el individuo.

Podríamos entonces afirmar que de alguna manera los síntomas, las dolencias o enfermedades vienen a traernos una información, tienen una utilidad biológica, que lamentablemente la mayoría de veces no comprendemos y agravamos a raíz de esto. Más adelante, en otra publicación, voy a contarte al respecto. Hoy voy a enfocarme en las temáticas que conciernen al útero y a los ovarios.

Comencemos por nuestro útero:

La función biológica del útero es la de anidar al bebé y nutrirlo hasta que esté maduro. Por lo tanto, los conflictos que generen algún tipo de patología, estarán relacionados con temas de procreación, de no poder retener el fruto de la fecundación, de no poder tener hijos o temáticas de abortos provocados o de pérdidas involuntarias. También incluye conflictos de pareja, a nivel de frustración, de sentirse que se le está faltando el respeto, temáticas de infidelidades, o de que la mujer pueda sentirse que es minimizada en su femineidad. También puede impactar situaciones en donde ella se sienta por alguna razón culpable en relación a algo con su pareja.

Tenemos que tener en cuenta que el útero tiene completa relación con el simbolismo de la casa, porque él fue nuestra primera vivienda cuando fuimos gestados. Es por eso que en problemáticas como la endometriosis tenemos que buscar temáticas relacionadas con la sensación de no tener una casa donde gestar a un hijo, como por ejemplo si vivo en casa de mis suegros o si no tengo una casa propia. Pero también puede estar vinculada con el temor de no ser una buena madre, ya que es en el útero en donde anidamos a nuestros hijos.

En lo que se refiere a miomas o fibromas, estos se dan como una forma natural para evitar tener hijos. En la antigüedad, por ejemplo en Egipto y Grecia, las mujeres colocaban esferas o piedras en la vagina como métodos anticonceptivos. La biología suele generar naturalmente esto cuando se viven conflictos como: sentir que el hombre con el que estoy no es el adecuado; que por alguna razón no puede ser el padre de mis hijos; o sentir que ya no quiero tener más hijos, y lo vivo como un conflicto.

En cuanto a los ovarios, que están ligados a la reproducción, los conflictos biológicos que se manifiestan son de pérdida de algún miembro del grupo, porque arcaicamente nuestro cerebro lo vive como “pérdida de miembros de la manada”, y esto se vive como peligroso (recuerda siempre que nuestro cerebro primitivo busca continuamente la supervivencia). Puede deberse a una pérdida, muerte o el abandono de alguien, normalmente esta pérdida es de un hijo o de una pareja. Cabe destacar, que esto puede ser real o simbólico, el inconsciente no distingue la diferencia. La mujer puede tener la sensación de haberlo perdido porque se fue abruptamente de la casa, o siente la pérdida de alguien como si fuera un hijo, o perdió algo que consideraba como un hijo (por ejemplo, un negocio). Esto da lugar a crecimientos de tejidos, tumores o quistes. En el caso de los tumores, estos se deben a que la pérdida fue muy intensa y dramática, y se estuvo mucho tiempo sin terminar o procesar el duelo, y de alguna forma ese tumor está representando ese hijo perdido, por eso crece tanto.

Ten en cuenta que estas son algunas generalidades nada más, el tema es bien amplio y cada persona tiene una historia en particular, una vivencia y una cantidad de programaciones que le hacen vivir las experiencias con mayor o menor intensidad y dramatismo. Por esta razón también muchas mujeres viven este tipo de situaciones y las procesan emocionalmente sin generar ninguna patología.

 

Para contactar con la autora:
Fabiana Raso
Acompañante en BioNeuroEmoción®
Hipnosis Clínica Reparadora
Estudiante de Las Leyes Biológicas
809-802-8887
fabianarasobio@gmail.com

 

puntos-verdes-articulosv3

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz