POR LORI

Te cuento un poco de mi vida: Mis experiencias, cómo pienso y cómo siento, lo que amo y lo que me da vida, y también aquello que me hace crecer.

puntos-rosado-articulosv3

Adoro mis 38 años

26811798 - portrait of barefoot woman in long red dress walking on the road in the green field in summer

Jue, 23 de marzo de 2017

El pasado 7 de febrero cumplí 38 años. Me río muchísimo recordando cómo de niña mi hermana Mabel y yo jugábamos a calcular cuántos años tendríamos cuando llegara el año 2000. Yo tendría 21 años, sería adulta y podría hacer lo que quisiera sin tener que pedir tantos permiso, jajaja. Nada que ver con la realidad. Imaginaba cómo sería cuando tuviera 30, 35, 40 años, una señora un poco mayor…

Hoy que estoy casi a la puerta de mis 40, es muy curioso sentir que soy la misma Lori de siempre. Y es una contradicción: no he cambiado nada, y a la vez ¡me he transformado tanto! Con mis 38 han llegado nuevas conciencias, nuevas miradas, diferentes gustos –y también más canas, además de un par de espejuelos para leer mejor. A la vez, se han ido viejas creencias, sentimientos obsoletos y emociones que ya no tienen ninguna utilidad para mí.

Adoro mis 38 años porque adoro mi vida y lo que soy. Siento que soy una mujer más interesante para mí misma y para los demás, con mayor seguridad, con convicciones propias, con menos miedos y con más ganas de experimentar y disfrutar.

Miro las mujeres a mi alrededor y puedo ver muchos ejemplos de valentía y fuerza interior, mujeres que han sabido descubrir su valor con el paso de los años. Ellas son una inspiración para mí. Tengo una amiga muy querida, se llama Carmen, es una mujer de 72 años que irradia vitalidad y sabiduría. Hace unos años Carmen logró subir al Pico Duarte como si nada. Y recientemente, se embarcó en un viaje de varios meses para conocer lugares a los que siempre había soñado ir.

Mi madre también es un ejemplo de vitalidad y fortaleza. Está cerca de cumplir sus 60 y es una mujer que siempre se ha cuidado mucho, que no se deja caer, como dicen. Recuerdo haberla visto toda mi vida untándose cremas y mascarillas; haciendo ejercicios, cuidándose el cabello, poniéndose linda aunque sólo fuese para sentarse en la galería de la casa. La recuerdo coqueta y sensual con papi, cuando estaban casados, y a papi le gustaba cómo ella se ponía flores en el pelo. 

Mami es muy femenina y no aparenta la edad que tiene, no sé si las cremas la ayudaron o es simplemente que ella se mantiene siempre activa y con ganas de hacer muchas cosas. Lo más probable es que sean ambas razones. Hace unos meses mi madre tiene un enamorado (me mata si sabe que estoy hablando de esto). Me entran ataques de ternura cuando la encuentro cenando ensaladas porque quiere rebajar unas cuantas libras pues va a tener una cita con su enamorado que vive en el interior del país. Con mami he aprendido que una mujer nunca puede sentir que es vieja para amar y ser amada, para tener una relacion de pareja y vivir acompañada. Mirándola aprendí a quererme, a cuidarme y a disfrutar de ser mujer.

 

Cariños,

1firmalori

 

 

 

Leave a Reply

¡Se el Primero en Comentar!

Notificame de
avatar
wpDiscuz